¡Volvamos a La Palabra Escrita!

Toda la Escritura es inspirada por Dios.